La casi imposible tarta de queso sin horno (tarta tonta de queso)

Alejandro llama tonta a la tarta de queso porque el horno le parece mal a la tarta.

La imposible tarta de queso sin horno

Hey que pasa, ya os estábais preguntando que donde llevo todos estos días sin publicar nada. Os cuento, he estado ocupado con los estudios y todas estas cosas (aburridas en mi opinion). He estado viendo el blog que ya empieza a llegar gente a leerme y eso me encanta. He creado una lista de correo para que os podais enterar de primeros cuando publico alguna receta nueva, tambien estuve escribiendo un ebook con 16 recetas que, junto a otras cosas, regalaré a mis suscriptores. Como es aburrido escribir un ebook en güord, decidí que debía cocinar (y de paso enseñaros como) una tarta de queso sin horno (algunos le llaman tonta). Si, como lo oyes, tonta.

Es una receta normal de tarta de queso, pero que no utiliza nada de horno, solo la nevera. Como yo odio utilizar el horno a menos que sea alguna receta que me dé para días (galletas, bizcochos) o para otras personas, hoy me decidí sacar de nuevo a la luz esta receta que publicaron en larecetadelafelicidad.com acerca de como hacer algo milagroso: ¡una tarta en la que no es necesario un horno! Pero bueno, como se que a nadie le gusta esperar, vamos a empezar ya.

Vas a necesitar:

  • 150 gramos de galletas María o de las digestive.
  • 70 gramos de mantequilla (con sal o sin sal) o margarina.
  • 200 ml de nata líquida.
  • 1 bote pequeño de leche condensada
  • 600 gramos de crema de queso (como la president que anuncian en la televisión)
  • Un paquete de preparado para flan.
  • 300 gramos de fresas (yo tengo cosecha propia en verano)
  • Una hoja de gelatina
  • El zumo de medio limón exprimido
  • Tres cucharaditas de azucar

Menos hablar y más cocinar

Como bien sabemos, tenemos que empezar las casas por el suelo, así que comenzaremos preparando la base. Primero vamos a romper las galletas, la forma más divertida es metiéndolas en una bolsa de plástico y golpearlas contra la encimera o con un rodillo. Hay gente aburrida que prefiere utilizar un robot de cocina, yo sinceramente no les entiendo. Derretimos la mantequilla en el microondas y la mezclamos con la galleta. Luego, en un molde desmontable con un papel de horno vamos a distribuir la masa lo más uniformemente posible y lo metemos al congelador.

Ahora vamos a preparar el relleno, mezclamos todos los ingredientes (la nata, la leche condensada y el queso) en un cazo a fuego lento. Removemos hasta que se disuelva bien el sobre del flan hasta que no haya grumos. Una vez entonces subiremos el fuego hasta que esté hirviendo. Luego lo mezclaremos con la base y lo meteremos en la nevera durante más o menos hora y media.

Una vez hayan pasado el tiempo de reposo, prepararemos la salsa de fresa. Hidratamos la hoja de gelatina con agua fría durante 5 minutos. En un cazo aparte, calentamos las fresas lavadas, el zumo de limón y el azucar, removemos todo bien para que las fresas queden trituradas. Cuando la salsa esté ya bien caliente, la distribuiremos bien por encima del resto de la tarta y lo guardaremos en la nevera hasta que vayamos a consumirlo.

Y esta es toda la receta. Mi hijo (el que me ayudó con las pancakes en el vídeo) dice que me quedó muy rica. Creo que se merece que compartas esto con toda tu familia, amigos y el mundo a través de las redes sociales. Y a tí ¿que te parece esta receta? Recuerda comentar aquí debajo lo que te parece.

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

5 thoughts on “La casi imposible tarta de queso sin horno (tarta tonta de queso)

  1. Muy buenas señor, quiero decirle que su receta es espectacular.

  2. No está mal. Esta receta tiene su gusto, pero hacerte con los ingredientes cuesta lo suyo (€)

Comments are closed.